Jue. Dic 3rd, 2020

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Un Minuto para renovar la esperanza. Evangelio del Domingo 15 de noviembre de 2020.

2 min read

Evangelio del Domingo 15 de noviembre de 2020

*A todo el que tiene se le dará y tendrá en abundancia; pero al que no tiene incluso lo que tiene se le quitará*
Te invitamos a explorar con nosotros el evangelio de este Domingo. Te lo explicamos desde el instituto Bíblico Pastoral Latinoamericano.
El P. John Henry Muñoz del programa de Ciencias bíblicas te expone detalladamente los principales elementos de la parábola de los talentos y te ofrece algunas claves de lectura y actualización.

*Mt 25,14-30*

Porque es como un hombre que al marcharse de su tierra llamó a sus servidores y les entregó sus bienes.
A uno le dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno sólo: a cada uno según su capacidad; y se marchó.
El que había recibido cinco talentos fue inmediatamente y se puso a negociar con ellos y llegó a ganar otros cinco. Del mismo modo, el que había recibido dos ganó otros dos. Pero el que había recibido uno fue, hizo un agujero en la tierra y escondió el dinero de su señor.
Después de mucho tiempo, regresó el amo de dichos servidores e hizo cuentas con ellos.
Cuando se presentó el que había recibido los cinco talentos, entregó otros cinco diciendo: «Señor, cinco talentos me entregaste; mira, he ganado otros cinco talentos».
Le respondió su amo: «Muy bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, yo te confiaré lo mucho: entra en la alegría de tu señor».
Se presentó también el que había recibido los dos talentos y dijo: «Señor, dos talentos me entregaste; mira, he ganado otros dos talentos».
Le respondió su amo: «Muy bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, yo te confiaré lo mucho: entra en la alegría de tu señor».
Cuando llegó por fin el que había recibido un talento, dijo: «Señor, sé que eres hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por eso tuve miedo, fui y escondí tu talento en tierra: aquí tienes lo tuyo».