Jue. Dic 3rd, 2020

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Un Minuto para renovar la esperanza – Cristo Rey

2 min read

*Cuanto dejaron de hacer con uno de estos más pequeños, también dejaron de hacerlo conmigo*

Lee con nosotros el evangelio de este Domingo, solemnidad de Cristo Rey. Desde el Instituto Bíblico Pastoral Latinoamericano de UNIMINUTO te ofrecemos algunas pautas para su análisis.
El P. Guillermo Acero CJM, te explica con profundidad y sencillez el contexto, los personajes y el compromiso exige esta parábola que nos llama a juzgar, discernir y evaluar.

*Mt 25,31-46*

Cuando venga el Hijo del Hombre en su gloria y acompañado de todos los ángeles, se sentará entonces en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las gentes; y separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá las ovejas a su derecha, los cabritos en cambio a su izquierda.
Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha:
«Vengan, benditos de mi Padre, tomen posesión del Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo: porque tuve hambre y me dieron de comer; tuve sed y me dieron de beber; era peregrino y me acogieron; estaba desnudo y me vistieron, enfermo y me visitaron, en la cárcel y vinieron a verme».
Entonces le responderán los justos: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber?; ¿Cuándo te vimos peregrino y te acogimos, o desnudo y te vestimos?, o ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y vinimos a verte?»
Y el Rey, en respuesta, les dirá: «En verdad les digo que cuanto hicieron a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicieron».
Entonces dirá a los que estén a la izquierda: «Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles: porque tuve hambre y no me dieron de comer; tuve sed y no me dieron de beber; era peregrino y no me acogieron; estaba desnudo y no me vistieron, enfermo y en la cárcel y no me visitaron».
Entonces le replicarán también ellos: «Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento o sediento, peregrino o desnudo, enfermo o en la cárcel y no te asistimos?»
Entonces les responderá: «En verdad les digo que cuanto dejaron de hacer con uno de estos más pequeños, también dejaron de hacerlo conmigo.
Y éstos irán al suplicio eterno; los justos, en cambio, a la vida eterna».

Deja un comentario