Sáb. May 8th, 2021

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

PORTADORES DE SU PAZ

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 4/5/21 (Jn 14,27-31a).

El evangelio hoy se inaugura con Jesús, ofreciendo el don de su paz:

“Mi paz les dejo, mi paz les doy”.

¿Cuál es la particularidad de la paz de Jesús, pues él mismo dice que es diferente a la del “mundo”?

Meditemos esta hermosura y preparemos los sentidos:

Para referirse a la paz de Jesús, Juan utiliza el verbo griego “eirene”; en el contexto empleado, se refiere a “la paz que proviene de la unidad entre el Padre y el Hijo”.

De la íntima unión del Padre y del Hijo brota el don de la paz. Jesús se da trinitariamente a cada creyente. Se va y se queda en cada corazón transfigurado. Quiere decir que, no abandona a los suyos a su “suerte”, les deja el arma más poderosa para enfrentar y resistir al “Príncipe de este mundo”: la paz que brota de la intimidad con él.

Observe esta belleza, cuando Jesús dice: “yo amo al Padre, y lo que el Padre me manda yo lo hago”…

Quien busca la paz, ha de iniciar optando por consolidar su amor por Jesús. Primero es corresponderle en el amor, y posteriormente, gustar hacer su voluntad.

Querer agradar al Señor, y agradarle, es vivir fuera de la lógica de lo que este “mundo” ofrece. Cargar leña para mantener el fuego de la unión con el Señor y tener su centro en Él es fuente de paz. Al mismo tiempo, implica el don de fortaleza; por eso dice Jesús:

“Que no tiemble su corazón ni se acobarde”.

El don de la paz no es un adorno, sino una gracia divina y trascendente para permanecer fiel, en medio de las correrías apostólicas, hasta el final.

Señor, sabemos que mientras caminemos por este valle de lágrimas estaremos amenazados por numerosas pruebas, tentaciones, dificultades… Gracias porque hoy nos renuevas el don de la paz. Que vivamos unidos a ti de manera inseparable, y que desde esta seguridad y confianza, nunca tiemble ni se acobarde nuestro corazón.

  • ☆Hoy ¿qué me hace temblar? ¿De qué tengo miedo?
  • ☆¿Qué voz estoy escuchando: la de Jesús, que me deja su paz? ¿La del príncipe de este mundo, que deja tormentos, angustias, insomnios, inseguridades, ansiedades..?
  • ☆¿Qué estoy portando en mi corazón? De eso que porto, voy regando en mi caminar…
  • ¡Ánimo! La paz de Cristo es verdadera. ¿Quién o qué te la quitará?

Comentarios de la Hermana Ángela Cabrera

Deja un comentario