Sáb. May 28th, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

JESÚS NOS ENSEÑA LA DIFERENCIA ENTRE: LO QUE SE QUIERE Y LO QUE CONVIENE

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 11/5/21 (Jn 16,5-11).

Las dos dimensiones: “querer” y “conveniencia” no siempre van unidas en el caminar. Hoy quedan explícitas en el evangelio mediante una escena de Jesús con sus discípulos luego de la resurrección. Meditemos:

¿QUÉ QUIEREN LOS DISCÍPULOS DE JESÚS?

Los discípulos quieren que Jesús se quede con ellos. Les da una tristeza tan profunda, cuando les anuncia su partida, que ni se atreven a preguntarle a dónde va. La tristeza les silencia.

En la vida nuestra, también queremos cosas, y éstas pueden ser muy buenas y santas. El hecho de que lo sean, no significa, en los profundos y misteriosos planes de Dios, que sean las que más nos convengan para nuestro propio bien y el de los demás en un momento determinado de la historia. Esto lo afirma Jesús cuando, en su sabiduría, interpreta la tristeza que tienen sus discípulos y les clarifica.

¿QUÉ LES CONVIENE A LOS DISCÍPULOS?

En esta dimensión se exige un profundo silencio. Ahora no de tristeza, sino de discernimiento para detener el propio querer o deseo y abrirse a la voluntad de Dios. Sus santos proyectos son perfectos y los nuestros pequeños y limitados. Muchas veces nos encerramos a querer algo tercamente, no por maldad, sino porque la mente no nos alcanza para proyectar las características de los sueños de Dios.

Entonces Jesús, sabiendo todas estas cosas, introduce a sus discípulos, también a nosotros, en los planes trinitarios, a los cuales no tendríamos acceso a no ser por su infinita misericordia:

“Les conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Defensor”.

Señor: ayúdanos a dejarnos conducir por tus santas enseñanzas. No queremos apegarnos a nuestro propio querer ni a nuestros criterios. Enséñanos silenciar por discernimiento. Gracias por pensar y actuar, no según nuestros sentimientos, sino por nuestro provecho y salvación. Estamos dispuestos a recibir tu promesa: el Defensor, quien nos auxiliará para comprender lo que por nuestras fuerzas no podemos: en qué consiste el pecado, qué es la justicia y quién está condenado.

  • ☆ En este momento de mi vida ¿qué es lo que más quiero?
  • ☆¿Lo que más quiero es lo que me conviene para mi bien y el bien de los demás?
  • ☆¿Cómo la Palabra diaria me auxilia, con la gracia del Espíritu, para saber escoger entre lo que quiero y lo que me conviene?