Lun. Ene 30th, 2023

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

ELEGIDOS PARA AMAR Y CUIDAR LA VIÑA PARA QUE DÉ FRUTOS ABUNDANTES

2 min read

LECTURAS DE HOY: 14/5/21 (Hch 1,15-17.20-26; Sal 112; Jn 15,9-17).

La primera lectura de hoy es una escuela de sabiduría donde los apóstoles nos muestran los criterios para elegir a un integrante del misterio del Señor:

1. La elección se fundamenta en las Escrituras y en la tradición de la Iglesia.

2. Se hace necesaria porque hay un puesto vacío.

3. El perfil del candidato: «que sea testigo de la resurrección», de profundas experiencias enraizadas en el seguimiento del Señor.

4. Elaborar una terna. Buscaron a dos con ese perfil: José Barsabá y Matías.

5. Y lo más decisivo: sometieron la elección a la voluntad de Dios, para actuar según su querer; «Señor, tú que penetras el corazón de todos; muéstranos a cuál de los dos has elegido….».

El evangelio deja claro el objetivo de la elección: «que se amen unos a otros como yo les he amado…; para que den frutos duraderos». La comunión apostólica se consolida en el amor del Padre y del Hijo, por la gracia del Espíritu, donde todos y todas participamos como miembros de un solo cuerpo, un solo racimo.

El Salmo de hoy nos ayuda a aterrizar la manera en que el amor se concretiza:

1. Guiando a que todos conozcan y reconozcan a Dios, para alabarle y bendecir su Nombre por siempre.

2. Si el Señor se eleva en su trono y se abaja para mirar el cielo y la tierra; espera que su ministro haga lo mismo, encarnándose en la realidad.

3. Una vez encarnado ejecuta las acciones, como aquel quien lo ha elegido: «Levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para sentarlo en la mesa…»

Señor, hoy día San Matías, Apóstol, damos gracias por la vida y el testimonio de nuestros pastores. Pedimos a nuestra Madre que los cubra en gracia y santidad para que sigan guiando a su pueblo como a un rebaño… Deseamos intensificar cada vez más el ardor por la comunión y la participación en nuestra Iglesia peregrina en República Dominicana. Danos la gracia, Señor, de amarnos como nos amas tú, y permanecer en ese amor para dar los frutos abundantes que esperas de nosotros; siendo, de corazón, unos para otros, escaleras para el cielo.

  • ☆ De San Agustín: «¿Cuándo fue la última vez que lloraste por tus ovejas?»
  • ☆¿Cuándo fue la última vez que oraste por la santidad de los pastores?
  • ☆¿Cuándo fue la última vez que se sentaron a conversar sobre las cosas que viven y los sentimientos que llevan?

Acerca del Autor