Vie. Feb 3rd, 2023

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

LA SOLEMNIDAD DE LA SANTISIMA TRINIDAD – DIA DE LAS MADRES

3 min read

Hoy celebramos la Solemnidad de la Santísima Trinidad. Esta Fiesta fue establecida en el año 1134 por el Papa Juan XII. Se celebra el domingo siguiente a Pentecostés.
Y es el gran Misterio de nuestra fe. Y es que Dios en su gran sabiduría, no es soledad, sino familia.

Lo que sucede es que el individualismo que vivimos en ésta época no nos permite ver más allá de nuestras narices.
Si, ¡Dios es Padre, Dios es Hijo y es Espíritu Santo! No confesamos tres dioses, sino un solo Dios en tres Personas Distintas: “La Trinidad Consubstancial” (Concilio
Constantinopla II, año 553: DS 421)

“Toda la economía divina, obra a la vez común y personal, da a conocer la propiedad de las personas divinas y su naturaleza única. Así, toda la vida cristiana es comunión con cada una de las personas divinas, sin separarlas de ningún modo. El que da gloria al Padre lo hace por el Hijo en el Espíritu Santo; el que sigue a Cristo, lo hace porque el Padre lo atrae (Jn 6, 44) y el Espíritu lo mueve (Rom 8, 14)”. (Catecismo de la Iglesia Católica No. 259)

“Si alguno me ama – dice el Señor – guardará Mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él”. (Jn 14, 23) Al Padre lo conocemos bien, al Hijo, Su Mensaje nos llega hasta el alma; pero, ¡qué poco conocemos al Espíritu Santo! Aquel que Jesús nos prometió después de su Ascensión y que celebramos su Venida Gloriosa en Pentecostés, el domingo pasado.

Aquel que habita en nosotros desde nuestro Bautismo, y que, al morar en nosotros, nos santifica sobre todo con el poder del amor que es Dios mismo. ¡Espíritu Divino, que
transformas los corazones de los temerosos apóstoles, danos la fuerza renovadora para que nuestros temores, tristezas y debilidades se conviertan en una decisión valiente de predicar tu Evangelio a toda criatura, y especialmente a nuestros hijos y nietos, especialmente en este domingo en que celebramos igualmente EL DÍA DE LAS MADRES.

La Madre, el ser que ama incondicionalmente. El ser que ama sin importar si las aman a ella o no. Ella siempre ama, porque es el ser que más se parece a Dios en cuanto al amor incondicional. “La Madre es calor, es alimento, la madre es para el bebé el estado eufórico de satisfacción y seguridad…el amor materno, inculca en el niño el amor a la vida, y no sólo el deseo de conservarse vivo…El amor de la madre a la vida es tan contagioso como su ansiedad. Ambas actitudes ejercen un profundo efecto sobre la personalidad total del niño; indudablemente, es posible distinguir, entre los niños – y los adultos- los que sólo recibieron “leche” y los que recibieron “leche y miel”.

Y es precisamente por su carácter altruista y generoso que el amor materno ha sido considerado la forma más elevada de amor, y el más sagrado de todos los vínculos emocionales.” (Tomado de El Arte de Amar por Erich Fromm) Y que mayor ejemplo de Madre que nuestra Madre María Santísima, la gran Madre por excelencia entre las madres, y la que debiéramos tener como el mejor ejemplo de maternidad ahora y siempre. ¡Feliz Día de las Madres a todas las madres que ama el Señor!

Amén

Acerca del Autor