Mar. Jun 18th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

EN EL SEGUIMIENTO DE JESÚS: PASAR DEL DESEO A LA DETERMINACIÓN

3 min read

EVANGELIO DE HOY: 28/6/21 (Mt 8,18-22)

El evangelio de hoy inicia haciendo referencia a la mucha gente que rodeaba a Jesús. Su liderazgo, su persona, su vida, sus dones, su coherencia histórica era muy atrayente. Sus palabras de misericordia infinita debieron dejar a muchos sin respiración. Jesús, ciertamente, despertó chispa y admiración en muchos corazones que desearon estar con Él, seguirle muy de cerca, acompañarle en su misión. Sin embargo, hay un… no se sabe qué, porque cada quien ha de responderse, que bloquea la determinación de saltar al vacío con el amigo Jesús. Meditemos:

SE ACERCÓ UN LETRADO Y LE DIJO: “MAESTRO, TE SEGUIRÉ ADONDE VAYAS”

La primera persona que se le acerca, hoy, es un “letrado”. Un letrado que a Jesús reconoce como Maestro. Hay algo, en las nuevas enseñanzas de Jesús, que le cautivaron, entusiasmaron. La condición social de este escriba es alta, acomodada. Jesús sabe quién es la persona que le hace la propuesta de seguirle… No le descalifica, le permite expresarse. Sin embargo, le advierte lo implica: “las zorras tienen madrigueras”; cuando llega la lluvia tienen algún agujero donde refugiarse. Para el Señor, sólo Dios es su refugio. “Los pájaros tienen nidos”, el Señor es como un pájaro sin nido, itinerante, siempre en vuelo. Ligero de equipaje. No carga libros, ni bibliotecas. Carga la voluntad del Padre escritas en el corazón. No pesan. No estancan. Dan libertad. Lo que el escriba ve hacia fuera, tan atractivo, nace de ese fondo místico y profundo de Jesús totalmente desapropiado, anonadado, vacío de sí mismo. ¿Entendió el escriba lo que le decía Jesús? Claro que sí. Tanto es así que se quedó callado. Imagine todo lo que habría pasado por su cabeza.

SEÑOR, DÉJAME IR PRIMERO A ENTERRAR A MI PADRE

El texto nos dice que esa intervención viene de uno que era “su discípulo”. Puede que se refiera, no a alguno de quienes forman la comunidad de los Doce, sino a otro, perteneciente a círculos de seguidores no tan íntimos. Con su intervención, pudo mostrar el interés de profundizar más en la intimidad con Él y los suyos. ¡Jesús cautiva! A juicio de esta persona, se podrían hacer las dos cosas de su interés: “la pasión por Jesús puede esperar un poco, mientras entierra a su padre”. Ante la excusa, Jesús dice: “Tú, sígueme. Deja que los muertos entierren a sus muertos”. El proyecto de Jesús es eterno, no misiona para un fin temporal. Jesús no se ocupa de funerales, sino que saca de funerales a los muertos. Si en el caso del escriba, se le advertía sobre el desarraigo de la comodidad, ahora se advierte sobre el desapego de lazos afectivos y la implicación en asuntos temporales. Hay que dejarlo todo en el seguimiento de Jesús, porque quien lo deja todo, recibe a quien todo lo llena.

Señor: te hemos puesto muchas excusas para seguirte con la dignidad que tú mereces y requieres. Perdónanos. Ponnos el corazón en su puesto. Sitúa nuestros ojos en tu gracia. Que tu gracia sea nuestro refugio. Que tu amor sea nuestra sangre.

  • 1- ¿Con qué le estoy regateando, hoy, a Jesús?
  • 2- ¿Qué me está distrayendo para servirle con la dignidad que requiere?
  • 3- ¿Cuáles muertos debo dejar que sean enterrados?
  • 4- ¿En qué cojín estoy reclinando la cabeza?