Sáb. Jun 22nd, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

SER LLAMADO ES NECESARIO: SER ESCOGIDO ES FUNDAMENTAL

3 min read
COMENTARIOS DEL EVANGELIO

EVANGELIO DE HOY: 19/8/21 (Mt 22,1-14).

El evangelio de hoy prosigue con las enseñanzas de Jesús referente a qué es el Reino de los cielos. Cada una de estas parábolas nos ofrece diferentes perspectivas en relación a éste: … sobre quiénes entran, sobre la ocupación de los puestos, o por ejemplo, como esta vez, cuyo acento recae en la situación de los llamados y los escogidos, comparando el Reino con un rey que celebraba la boda de su Hijo. Meditemos:

MUCHOS SON LOS LLAMADOS

  • Por tres ocasiones el rey envía a sus criados (en plural) a avisar a los convidados sobre el banquete listo.
  • El anfitrión, ante una ocasión tan especial, y con semejante banquete, no cuenta con ningún desplante.
  • Con la primera negativa de los convidados, manda a los criados por segunda vez; ofreciendo ahora argumentos y detalles sobre los manjares listos.
  • Todo indica que esos convidados no tenían interés en manjares ni les llamaba la atención, vivían en abundancia; priorizaron sus ocupaciones personales.
  • En el tercer viaje, los criados fueron a “los cruces de los caminos” a recoger gente para el banquete.
  • Los criados hicieron la orden recibida: convocaron a todos sin distinción ni evaluación.
  • Hasta aquí la primera parte en el proceso de entrar al Reino preparado por el Señor:
  • Hay una llamada insistente, abierta, argumentada; y diferentes reacciones ante ésta.
  • Lo cierto es que al rey le disgusta que le dejen enfrían el banquete.

POCOS LOS ESCOGIDOS

  • No basta con ser llamado y querer entrar.
  • La motivación para entrar no ha de ser la comida en sí, sino el motivo de la fiesta: la boda del Hijo.
  • Es preciso, entonces, ser escogido.
  • Así se entiende la exigencia del vestido de fiesta con el cual ha de entrarse.
  • Este vestido es la identificación de la propia vida con la vida del Hijo.
  • Llevar una vida al modo de Jesús es el traje de fiesta que distingue a los escogidos para el banquete.
  • Si usted va leyendo y esforzándose por vivir, con la fuerza del Espíritu, las enseñanzas de Jesús, se está haciendo el vestido para entrar al cielo.
  • Queda claro que nadie puede ir a meterse con ropa sucia a esta fiesta, porque lo sacan y pasa la vergüenza.
  • Importa notar que no son los criados quienes se fijan en la ropa, sino el rey.
  • Significa que no debemos ir por la vida mirando la ropa de los demás, sino intentando lavar la propia, para que no lo dejen fuera.

Señor: en esta mañana nos queremos ofrecer como criados y criadas para servirte. Queremos ser como esos criados que van en comunidad, centrados, obedientes a hacer su tarea, sin refunfuñar ni cansarse. Como ellos, que no hagamos distinción de personas, sino que vayamos por los cruces de los caminos, argumentando con pasión para que asistan al llamado.

También deseamos aprovechar el viaje para irles diciendo sobre el vestido que tú exiges en la entrada, así la experiencia de otros se aprovecha para crecer. Señor, soñamos que a tantos viajes que demos, nuestros vestidos vayan blanqueando, no centrados en nosotros mismos, sino en convocarte la gente que esperas con tanta ilusión. Deseas que todos los llamados también sean escogidos.

1- ¿Me siento llamado; me siento escogido?
2- ¿Cómo estoy preparando el vestido de fiesta?
3- ¿Cuántos viajes estoy dando, con los hermanos y las hermanas, para convocarle la gente al Señor?