Jue. May 23rd, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

LA PALABRA PURIFICA POR DENTRO: LA GRACIA SE CONTEMPLA POR FUERA

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 25/8/21 (Mt 23,27-32).

El evangelio de hoy retoma la confrontación de Jesús a los escribas y a los fariseos. Denuncia enfáticamente este sector que, apoyados en una falsa interpretación de la Ley, distorsiona y manipula el querer de Dios para su Pueblo. Llama la atención la referencia que Jesús les hace, delatando el contraste entre lo que son por dentro y lo que reflejan por fuera. Importa considerar lo que estas palabras nos enseñan, motivándonos a superar cualquier indicio de hipocresía.

LA PALABRA PURIFICA POR DENTRO

  • Es dura y pesada la vida cuando se camina, al mismo tiempo, en dos direcciones distintas.
  • La Palabra que Jesús dirige a escribas y a fariseos también llega hasta nosotros y nosotras para despertarnos.
  • Ella penetra hasta nuestra médula para limpiarnos y purificarnos; quema nuestros gusanitos y nos sana.
  • Elimina la hipocresía: la Palabra unifica e integra en el mismo corazón de Cristo.
  • Nos hace superar cualquier contraste entre lo que somos por dentro y lo que proyectamos hacia fuera.
  • Dejarse purificar por la Palabra es el auténtico camino hacia la santidad.

LA GRACIA SE CONTEMPLA POR FUERA

  • No hay que preocuparse por lo que se proyecte hacia fuera.
  • Si se vive desde la Verdad y la justicia; verdad y justicia se expresan a su manera.
  • Es suave y ligera la vida coherente: porque no hay que esforzarse ni desperdiciar energía en apariencia.
  • La vida en gracia es el mejor vestido que nos puede embellecer.
  • Un corazón reconciliado con Dios y con los hermanos y hermanas, no queda oculto. Uno no se contempla a sí mismo; sino que las demás personas se enteran, por las actitudes y hasta la mirada, qué vino porta la tinaja.

… Cuentan que un santo, despertó la curiosidad de sus conocidos, quienes quería saber si la santidad que mostraba hacia fuera era la misma que cuando él estaba a solas. Decidieron entonces acecharlo. Abrieron un boquete en su habitación y lo custodiaron. Volvieron al pueblo impresionados, pues lo que vivía hacia dentro, era mucho más santidad que lo mostrado hacia fuera.

Señor: con tantos boches echados a los escribas y a los fariseos, venimos hasta ti acongojados y esperanzados, pues también nosotros hemos tomado escarmiento. Rechazas tajantemente la hipocresía y la falsedad. Danos la paciencia de custodiar nuestro corazón con detenimiento. Contemplándote a ti, queremos sanar de raíz nuestras intenciones y acciones. Ayúdanos a peregrinar hasta integrarnos en un solo Centro, donde converjan lo que somos y lo que aparentamos ser. Que Tú seas, Señor, nuestro Centro.

  1. ¿Qué estoy cargando por dentro?
  2. ¿Qué dice la gente que proyecto hacia fuera?
  3. ¿Esto viviendo desde mi Centro o aún peregrino hacia Él?