Dom. May 26th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

NO TENGAMOS MIEDO: SEAMOS AMIGOS FUERTES DE DIOS

3 min read

EVANGELIO DE HOY: 15/10/21 (Lc 12,1-7).

Para introducirnos en el evangelio comenzamos con un hecho de vida: una persona preguntó a otra ¿por qué hoy día no se habla, con frecuencia, de “santidad”?; ¿por qué la palabra “santidad” está en desuso? Luego de una sonrisa espontánea, quien escuchaba respondió: -“porque para ser santos hay que ser auténticos”.

A esta autenticidad y a esta libertad de Espíritu quiere llevar Jesús cuando advierte a sus discípulos y a todas las personas que se le agolpaban, que se cuiden de la levadura de los fariseos. Se trata de una levadura tipo cascarón, fruto de una vida superficial, aérea, marcada por la hipocresía (actuar fingidamente). Todo lo falso caduca; de ahí que Él diga: “Nada hay cubierto que no llegue a descubrirse, nada hay escondido que no llegue a saberse”.

Jesús nos desafía con insistencia -“¡No tengan miedo!”; y añadimos: “¡No tengan miedo a la santidad!”. El fundamento de esta exhortación es que, quienes confían en el Señor, están en sus manos. Están enraizados, anclados en la fe, y siempre, en la vida y en la muerte somos del mismo Señor. El resultado de esto se reconoce como: “libertad de espíritu”. Quien ha gozado de dicha libertad por estar unido al Señor, vive en transparencia. Su vida es libro abierto. Nadie ni nada le amenaza. La claridad y la luz son sus armas. Su testimonio, silencia. A estas personas Santa Teresa les llama, “amigos fuertes de Dios”. Esos amigos son los animosos guerreros pacíficos, que perseveran en las pruebas por pura gracia; con los que el Señor cuenta para auxiliarles a los otros amigos, que quizás no han tenido el don de fortaleza.

En este día de Santa Teresa de Jesús (Ávila/España: 1515-1582), se nos da la clave para lograr el camino de autenticidad (perfección) como ella lo hizo: caminar hacia la unión con Dios mediante la oración continua, gustando y contemplando las gracias que acontecen en cada uno de los aposentos del castillo interior. La Santa invita a avanzar en la libertad y la fuerza del Espíritu Santo hasta la séptima morada, donde está el Amado, aguardando el matrimonio espiritual. Todas las moradas están de puertas abiertas y el Rey espera… Cada quien, con el auxilio de la gracia, es responsable para saber hasta dónde va.

Señor: estamos en tu presencia, deseamos profundamente vivir en autenticidad, es el primer escalón para ser santos y santas. Ayúdanos a sentir gusto por lo verdadero. Que nos incomode cualquier indicio de hipocresía. Haznos gozar la dicha de experimentar libertad de espíritu; deseamos vivir sin aparentar, sin agradar superficialmente, sin llenar expectativas… Conociendo de ti, Señor, nos quedamos contigo. Gracias porque nos haces superar el miedo de ser lo que somos. Nada más hermoso que vivir en transparencia, con las puertas abiertas, y tu nombre dibujado en el corazón. En la vida y en la muerte somos de ti.

  1. ¿Pudiera considerar el por qué las cosas que uno oculta esclavizan?
  2. ¿Siento cada vez más deseos de autenticidad: cómo voy creciendo en esta virtud?
  3. En este momento de mi vida, dónde me identifico: ¿entre aquellos a quienes Jesús dice: “No tengan miedo”, o entre los que Santa Teresa llama “amigos fuertes de Dios”?