Sáb. Ene 22nd, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

JESÚS ES LA PUERTA ESTRECHA: ¡ESFORCÉMONOS POR ENTRAR!

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 27/10/21 (Lc 13,22-30).

Lucas nos relata que mientras Jesús enseñaba alguien le preguntó: -“Señor, ¿serán pocos los que se salven?” A partir de la cuestión se desarrollan sus planteamientos, que invitan a no perder el tiempo con asuntos curiosos, sino a aprovecharlo para alcanzar el bien mayor:

Ese alguien pregunta sobre la cantidad de los que serán salvos; y Jesús responde con un mandato: “Esfuércense en entrar por la puerta estrecha”. “Esfuércense” trae la imagen de “luchar”, “seguir una meta”, “persistir vigorosamente”… Llama la atención que no dice: “entren por la puerta estrecha”, sino esfuércense por hacerlo. Quiere decir que el buen deseo no es suficiente. Es el santo sacrificio el pase válido a los ojos del Señor, para pasar. La estrechez de la puerta alude a las dificultades y a los obstáculos que impiden seguir las huellas de Jesús, porque Él es la puerta; cada quien sabrá qué le cuesta y qué le exige sacrificio.

Se hace referencia a que la puerta pertenece a una casa, y esa casa tiene su dueño, el que un día la cerrará. Quien no se haya esforzado previamente quedará fuera. No importa si antes estuvo cerca de la puerta, si sabía de ésta; sin haberse fogueado en el intento no podrá hacerlo. Así encuentran sentido las palabras de Jesús cuando dice: “hay últimos que serán primeros y primeros que serán últimos”. No siempre, los que están cerca de la puerta son los que verdaderamente se sacrifican por entrar; y puede ser que los de lejos, se decidan de una vez y asuman lo que supone. El estar próximo no garantiza el pase ni la primacía.

Señor: son muchos los santos y las santas que ya han pasado por ti, puerta estrecha, y que gozan de tu Reino plenamente. Damos gracias a Dios por la fuerza de comunión con la que nos animan y sostienen para seguir tus huellas y compartir con ellos la dicha de tu salvación. Que no nos intimiden los obstáculos, ni los sacrificios; danos, Señor, visión eterna, para que la esperanza sea ancla para nuestra fe.

  1. ¿Estoy cerca de la puerta?
  2. ¿Estoy esforzándome por entrar en la puerta?
  3. ¿Dónde me sitúo: en los primeros que serán últimos o en últimos que serán primeros?