Jue. May 23rd, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

Bienaventurados los pobres de espíritu

2 min read

Dice Jesús que la recompensa será grande para aquellos que sean perseguidos, maltratados e injuriados…. ¿cómo así?

Todos aquellos que hemos sufrido injusticias sabemos lo mucho que duele semejante sufrimiento. Ser víctima de personas sin moral o escrúpulos hace surgir en nuestro corazón, de forma natural, deseos de venganza y justicia. Por eso resulta extraño leer que el Señor nos invita a dejarnos “matar” por el otro. De hecho llama bienaventurados o felices a aquellos que sufren por causa del evangelio.

Ese es el misterio maravilloso de la buena noticia divina. Somos bienaventurados los humildes, débiles y pecadores porque en nosotros se muestra con más potencia la gracia de Dios. Seamos dóciles a la voluntad de Dios. Sea el Señor nuestra roca firma donde podemos apoyarnos y vencer cualquier tentación que se nos presente. ¡Bienaventurados seremos cuando creamos con obras en el amor de Dios! Amén.

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 5,1-12a):

En aquel tiempo, viendo Jesús la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo:

«Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.

Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos».