Sáb. Ene 22nd, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

SEAMOS, EN CONTEXTOS DE MUERTE, “DELIVERY” DE ESPERANZA.

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 26/11/21 (Lc 21,29-33).

Lucas prosigue con la temática del final de los tiempos recurriendo a un lenguaje figurado que integra imágenes de destrucciones. Jesús enseña a sus discípulos a desarrollar una mirada contemplativa para que se afiancen en la confianza y en la esperanza en Él, en medio de circunstancias desastrosas. Este pequeño pasaje tiene mucho qué decirnos para nuestras realidades cotidianas:

Jesús inicia con la referencia a un árbol florecido, el cual deja deducir que se aproxima un cambio de estación. Pues bien, el Maestro de los maestros empuja a dar un paso más, en dimensión trascendente. Desea que los suyos sepan leer desde dentro, descifrar el lenguaje de Dios, introducirse en el misterio que, al estar tan cerca, pareciera lejos.

Jesús motiva a sus discípulos a cultivar su mirada, a descubrir los signos del Reino, a releer desde su corazón. En la vida, usted encuentra a personas así: donde muchos ven “caso perdido”, ellas interpretan una oportunidad para que el Señor opere desde la nada. Donde muchos se quejan por escasez, ellas agradecen la providencia de cada día.

La manera de interpretar los acontecimientos y de entresacar los signos de Dios, habla de la templanza de espíritu. Impresiona el efecto que hace en la persona coleccionar desgracias en su mente y en su corazón. En cambio, cuando se conservan en el interior las señales de vida, éstas se traducen en paz, salud, amor, servicio. Es desde esta actitud donde se van gestando los “deliveries” de esperanza. Con la venida de Jesús no hay que temblar de miedo, sino alegrarse porque con Él llega la liberación; no quiere a sus amigos asustados o ansiosos, sino esperanzados.

Señor: danos una mirada contemplativa. Sana nuestro corazón herido para poder leer con tus ojos. Gracias por enseñarnos a leer la vida a manera profunda. Esto implica que seamos personas gratas. Queremos agradecer más y quejarnos menos. No refunfuñar por lo que falta, sino sentir gratitud por lo que tenemos. Queremos que hagas de nosotros “deliveries” de esperanza. Llevar a los demás lo que portamos dentro. Hacemos nuestras las palabras de Teresa: “Nada te turbe, nada te espante; todo se pasa, Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene nada le falta. Sólo Dios basta”.

  1. ¿Cómo estoy releyendo, interpretando, los acontecimientos que vivo en el día a día?
  2. ¿Puedo ver signos de vida en medio de tantos problemas?
  3. ¿Estoy siendo “delivery” de esperanza?