Vie. May 24th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

¿CÓMO NACER DE NUEVO?

2 min read

LECTURAS DE HOY: 18/4/23 (Hch 4,32-37; Jn 3,5ª.7b-15).

Hoy continúa el diálogo entre Jesús y Nicodemo. El Señor le dice: “Tienen que nacer de nuevo”; utiliza un plural, de manera imperativa. Es un mandato para todos nosotros. Pero podemos preguntarnos, ¿cómo hacerlo?, ¿cómo nacer otra vez?. Dejemos que la misma Palabra nos indique los pasos.
 
El relato de los Hechos nos da una luz importante cuando recuerda que “los creyentes pensaban y sentían lo mismo; tenían todo en común…”. Esto es el resultado de quien centra su vida en Cristo. La diversidad de cada uno de ellos encontró unidad en Jesús Resucitado. El nuevo nacimiento comienza con la fe, con la luz que llega del cielo para identificar al Señor como la fuente auténtica de vida y felicidad.
 
En este sentido, Bernabé nos enseña algo práctico: una vez que somos de Cristo hay que vender “los terrenos” personales. Pudiéramos comparar dichos “terrenos” con los apegos que nos distraen, con las cosas que nos preocupan y nos ocupan que no están vinculadas al Reino. Para nacer de nuevo hay que liberarse de las esclavitudes, de las ataduras. Cada uno de nosotros podrá poner nombre a los “terrenos” que aún no ha declarado. Ha nacido de nuevo quien no tiene “tierra” oculta, porque ha dado todo a quien todo lo pide, porque Él se convierte en todo.
 
Jesús dice a Nicodemo: “el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va”. Quien quiera nacer de nuevo ha de entrar en la dinámica del Espíritu. Dejarse conducir por Él, como viento que se mueve con libertad, aclarando, que “el soplo del Espíritu no dispersa, sino que reúne” (Benedicto XVI).
 
Señor: aquí nos tienes, abiertos a la vida. Nos urge nacer de nuevo. Danos el valor de tu Espíritu para renunciar con firmeza a lo antiguo y caduco, y acoger la novedad que nos traes. Gracias buen Jesús, porque eres para nosotros vientre de misericordia. 

1. ¿Qué nos impide cultivar una vida interior animada por el Espíritu Santo? 
2. ¿Vale la pena resistirse a la vida nueva que el Señor nos da? 
3. ¿En qué se nota que vamos naciendo en Cristo Resucitado? 
4. ¿Qué signos muestran que mi comunidad cristiana nace con vida nueva?