Vie. Mar 1st, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

SI LA MONEDA ES DEL CÉSAR: ¿QUÉ ES LO DE DIOS?

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 6/6/23 (Mc 12,13-17).

Jesús nos enseña a discernir y a manejarnos en escenario de hipocresía y confusión. Hipocresía tuvieron con Él los influyentes que quisieron tenderle una trampa y comenzaron a elogiarlo. Pero el Señor supo identificar esas palabras huecas. No se daban cuenta que sus labios hablaban una cosa y que su corazón sentía otra. En varias ocasiones Jesús desenmascara la hipocresía, así como valora y ensalza la honestidad del corazón.
 
“¿Es lícito pagar impuesto al César o no?” Es una pregunta venenosa. Sólo puede salir de un interior salpicado de veneno. Pero la sabiduría de Jesús hizo que los maliciosos quedan en silencio, de cara a su propia maquinación.
 
“¿De quién es esta imagen?”, es la pregunta que el Señor hizo refiriéndose a un denario, que llevaba la cara del emperador. Es una cuestión pedagógica, que nos ayudaría a discernir en la vida cotidiana. Preguntarnos, siempre, ¿de quién es esta imagen? Porque la respuesta sincera permite poner las cosas en el lugar correspondiente.
 
“Lo que es del César páguenselo al César, y lo que es de Dios, a Dios”. Las cosas ajenas no pueden retenerse, han de salir de la misma manera que llegan. No nos pertenecen. ¿Qué tengo conmigo que necesita ser devuelto? Aunque el pasaje nos remite a unos deberes civiles, también nos enseña la disposición de no acaparar ni apegarnos aquello que sólo funciona como medio, no como un fin. Exige de nosotros integridad y responsabilidad.
 
Si la moneda es del César, qué es lo de Dios y qué nos exige. El corazón humano es de Dios. Nosotros, que llevamos su imagen impresa, somos de Él. De Él salimos y a Él regresamos. Darnos a Dios es nuestro don y nuestra tarea. Caminar hacia Él siempre. Si “el César” está esperando sus monedas y dispone toda una estructura para lograrlo; imagine lo que el Señor hace para que no se pierda ninguno de los que ama.  
 
Con razón dice el salmista: “El corazón del justo está firme en el Señor”.

1. ¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de la hipocresía? ¿Cómo el Señor nos enseña a desenmascararla? ¿Cómo se cura? 
2. ¿Tengo la tentación de quedarme con las cosas del César o se las doy? 
3. ¿Cómo me doy a Dios? ¿Cómo le entrego mi vida? ¿Qué supone que sea imagen y semejanza de Dios? 
4. ¿Estoy colaborando para que otras personas también separen las cosas del César de las cosas de Dios?