Mar. Abr 16th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

¿DE QUÉ ESTOY PRESUMIENDO?   

2 min read

LECTURAS DE HOY: 23/6/23 (2Cor 11,18.21b-30; Sal 33; Mt 6,19-23).

Hay cierta tendencia a presumir de logros humanos alcanzados. Por eso, a veces, uno encuentra gente recitando su currículo sin que se lo pidan. Se evidencia una necesidad de mostrar orgullosamente las metas conquistadas; como si la jactancia, de alguna manera, aliviara el sacrificio por la conquista.
 
En la primera lectura de hoy, nosotros, en Pablo, encontramos una santa presunción. Para él, el alarde no es por títulos terrenales, sino por haber sufrido, en su debilidad, por Cristo.
 
Gracias a la presunción paulina, nosotros tenemos un retrato de lo que significa ser apóstol. Los peligros, los padecimientos, las persecuciones por la causa de Cristo, y las preocupaciones por las comunidades, son el fundamento para saber qué tan legítimo es nuestro seguimiento de Jesús.
 
El itinerario misionero de Pablo nos evidencia cómo se amontonan tesoros en el cielo; llamado que Jesús nos hace. En un corazón enamorado de Cristo no entra polilla ni carcoma. Aquello que se conserva en el interior, la memoria del seguimiento, no está expuesta a los ladrones. No pueden abrirle boquete a la experiencia de Dios. No se pueden robar las virtudes ni las obras de caridad sembradas por los caminos. El amor no se roe.
 
La luz del Espíritu nos hace identificar el tesoro verdadero, y alegrarse por él. Pidamos humildemente esa luz para abrazar lo importante. Si no tenemos claro qué es lo que realmente importa, nos pasamos la vida presumiendo vanidades.  
 
Señor: como el salmista, queremos también sentir ese santo orgullo; saber que por ti sufrimos y que tú nos libras de todas nuestras angustias. Estás presente respondiendo a nuestros gritos de auxilio. La convicción de que vas a nuestro lado es aquello que nos hace alardear de tan digna y fiel presencia.
 
1. ¿Y yo, de qué estoy presumiendo?
2. ¿Cómo las presunciones de Pablo evangelizan mi presunción?
3. ¿Aquello que me hace presumir está al alcance de los ladrones?