Mar. May 21st, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

CONFÍA EN EL SEÑOR Y HAZ EL BIEN

2 min read

LECTURAS DE HOY: 14/7/23 (Gn 46,1-7.28-30; Sal 36; Mt 10,16-23).

“Confía en el Señor y haz el bien”. El orante, en el salmo, nos aconseja abandonarnos en Dios, poner en Él las angustias, aquellas realidades que no están a nuestro alcance. Pero al mismo tiempo, nos alerta a no colocarnos pasivamente ante la vida, esperando solamente la participación del Señor, sino que asumamos la tarea de hacer el bien en nuestro caminar.
 
Jacob, en la primera lectura, nunca pensó que volvería a ver a su hijo José, a quien daba por muerto. Sin embargo, ya en la vejez, aconteció el encuentro. Cada uno de nosotros posiblemente tenga una esperanza que aguarda en el Señor. En dicha espera, se nos aconsejan dos movimientos: apartarnos del mal y hacer el bien.
 
El evangelio pone nombre al mejor bien que podemos hacer en la sociedad: ser testigos y mensajeros de Cristo. Hasta para hacer el bien, es necesario ser “astutos como serpientes” y “sencillos como paloma”. Entre lobos, uno ha de manejarse con astucia, y entre ovejas, con sencillez. No pocas veces están mezclados los “lobos” y las “ovejas”, y se hace necesaria la luz del Espíritu para ser presencia de Dios en realidades tan complejas.
 
Aunque los “lobos” persiguen, el Señor nos quiere libre de preocupaciones, porque estas distraen del bien que importa realizar. La confianza en Él implica la certeza del respaldo del Espíritu. Él se hace presente con su fuerza y con su palabra en nuestra boca. Los lobos no pueden detener el bien. Las ovejas, aun sin garras, por el rebaño, tienen la autoridad del pastor que las conduce y las orienta.
 
Hay un verbo importante que nos presenta el evangelio: “perseverar”, “perseverar hasta el final”. Dichosa la persona que fielmente persista confiando en el Señor y haciendo el bien; es un hermoso proyecto de vida, que lleva a la santidad.
 
Señor: que tú seas mi delicia; haz lo que pide mi corazón, si mi corazón ha aprendido a desear tu voluntad; que pueda yo, en mi pobreza, confiar en ti y hacer el bien siempre, con astucia y sencillez.
 
Coloque un número del 1 al 10: 
a. ¿Con cuál número identifico mi nivel de confianza en el Señor?_  
b.  ¿Aprovecho las oportunidades para hacer el bien?
c.  ¿Me considero una persona sencilla?  
d.  ¿Utilizo la astucia solo para hacer el bien? 
e.  ¿En mi compromiso cristiano soy perseverante?__