Vie. May 24th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

“¿QUÉ NOS VA A TOCAR?”.

2 min read

LECTURAS DE HOY: 22/8/23 (Js 6,11-24a; Sal 84; Mt 19,23-30).

Señor, como a Pedro nos llega la inquietud: ¿qué nos va a tocar si lo dejamos todo por ti? ¿Qué recibiremos si nos quedamos vacíos? ¿Con qué contaremos si removemos nuestros apegos, nuestras seguridades para darte prioridad? Ya sabes lo difícil que ha sido emprender el camino, subir desde la nada. Hemos conquistado un prestigio, un estatus… y de repente llegas tú, invirtiendo los valores, cambiando el rumbo, la manera de comprender la vida. ¿Qué nos tocará, Señor? Nos han educado para sacar cálculos, no sabemos invertir sin certezas. Háblanos claro, porque todo lo que dices no deja de ponernos nerviosos.
 
Qué nos tocará, Señor, si cedemos el puesto, si dejamos que los demás suban delante, y nos quedamos detrás. La gente corriendo tras un éxito al que nosotros estamos dejando de lado para seguirte. Qué nos va a tocar, si la sociedad no nos admira como modelo de emprendimiento. Si abrimos las manos y liberamos el corazón, con qué nos quedamos.
 
Tú nos aseguras, Señor, el Reino. El Reino que comienza aquí, con tu persona, con el salto de la insatisfacción a la plenitud de vida. Lo que para nuestro intelecto humano se hace difícil, para ti no lo es, porque eres la fuente de vida nueva, que nos hace nuevo el corazón y la mirada.
 
Contigo, Señor, nos toca amar a los demás como si fuesen nuestros propios hermanos, hermanas, padre y madre… y por eso son cada vez más. Nos toca tu corazón como nuestro espacio, nuestro puesto, nuestro terreno, y la fuerza de tu Espíritu Santo, que nos hace, como a Gedeón, valientes guerreros. Nos toca la autoridad de tu Palabra, la paz de tu presencia, la certeza de que, más allá, nos espera la vida en abundancia, que desde ya garantizamos con este voto de fe y confianza.

1. ¿A dónde estoy preocupado por entrar? ¿Qué me he propuesto alcanzar?
2. ¿Mis cálculos siguen el pensamiento humano o cálculo según el pensamiento de Dios?
3. ¿Se me hace difícil remover los apegos y las falsas seguridades para dar primacía al Señor?
4. ¿Creo, en la promesa que el Señor me hace o todavía estoy dudando?