Sáb. Jun 22nd, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

CONVOCADOS PARA SEGUIRLE

2 min read

LECTURAS DE HOY: 21/9/23 (Ef 4,1-7.11-13; Sal 18; Mt 9,9-13).

Hoy celebramos el día de san Mateo, apóstol, y recordamos su vocación. El pasaje lo describe sentado en el mostrador de los impuestos hasta que Jesús, al pasar, se fijó en él y le dijo: – sígueme. Desde aquellos tiempos, el Señor no ha dejado de llamar. Él nos encuentra en los diversos “mostradores” de la existencia.
 
Qué acontece con los que decidieron seguirle, estar y caminar con Él. Cada uno llegó de lugar, familia, costumbre y pensamiento diferente. Todos fascinados por Jesús, pero no todos con la misma medida de Jesús en sus vidas. De ahí que, mientras peregrinan en comunidad y avanzan hacia la unión con Él, se hizo necesario recordar los criterios de convivencia.
 
Así se comprenden las palabras de Pablo cuando dijo “anden como pide la vocación a la que han sido convocados”. Esta vocación pide santidad. Para estas andanzas comunitarias, el apóstol menciona las actitudes requeridas.
 
Llama la atención que la primera virtud que Pablo señala para la comunidad es la humildad, a esta le sigue la amabilidad, la comprensión y la disposición de sobrellevarse mutuamente con amor. El amor es la raíz de donde fluyen las virtudes haciendo posible la convivencia. Luego, recomienda el esfuerzo comunitario para mantener la unidad en el Padre, el Hijo y el Espíritu. En otras palabras, exhorta a que no se dispersen las fuerzas acentuando pequeñas diferencias, porque lo que une es mayor.
 
El apóstol invita a que se descubra la gracia recibida, en la particularidad de cada integrante. La gracia recibida está en función de que la comunidad crezca en santidad. La santidad comienza cuando cada quien asume lo que Dios le da para colaborar con Cristo hacia el camino de plenitud. De nada sirve que uno se esfuerce en ser profeta cuando le han dado el don de ser maestro… y así sucesivamente.
 
Señor, gracias porque nos has elegido para seguirte. Gracias porque nos diste la sabiduría para decirte que sí. Aprendemos del apóstol Mateo a sentarnos contigo y a abrir espacio en la mesa para que otros también se sienten. Ayúdanos a saber situarnos en esta santa convivencia en torno a tu persona. Queremos caminar contigo, Jesús. Que nada nos distraiga de lo que realmente importa. Afina, en tu misericordia, las virtudes necesarias, y que las asperezas del pasado no sean excusas para renacer en ti, como hombres y mujeres nuevos.