Mar. May 21st, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

¿DÓNDE ESTÁN TUS GANANCIAS?

2 min read

DISCÍPULAS MISIONERAS POR LA SANTIDAD
Evangelio Joven: 19/11/23 (Mt 25,14-30)
XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario
Arquidiócesis de Santiago de los Caballeros, Rep. Dom.

Casi concluyendo el año litúrgico, para comenzar uno nuevo con el Adviento, se nos presenta una parábola, que visualiza el final de los tiempos. Jesús quiere despertarnos la conciencia de que rendiremos cuenta personalizada. Por eso, nos habla de un hombre que se fue de viaje, dejando a sus empleados encargados de sus bienes. A uno dejó cinco talentos, a otro dos, a otro uno, según sus capacidades. Y se marchó.

Ahora, tú y yo, somos también esos empleados, y empleadas: todo lo que somos y tenemos, le pertenece. El Señor nos ha dejado mucho. No mires ni compares lo que te dieron, sino la confianza que te han tenido. Este es el tiempo valioso y decisivo.

¿Cómo lo estás empleando? ¿Estás produciendo algo? ¿Eres honesto mientras el dueño no está presente? ¿Por dónde va la cuenta: está creciendo o está frisada? ¿Cuántos han conocido al Señor a través de ti? ¿Tus gracias, tus dones, tus bienes, a quiénes están beneficiando?

En la parábola, el Señor regresa. Aquí se nos dibuja nuestra realidad de futuro. Te van a llamar, para ajustar cuentas. En este momento, no vale improvisar. Lo que no sembraste, con tiempo, no puede ser sembrado a última hora. No te van a reclamar haber producido igual a otros, sino que tus resultados sean cualificados y sinceros.

¿Vas a presentar ganancias o pérdidas? No quieras pasar los apuros de quien se atrevió a enterrar su talento. Esta parábola se parece a un examen que debes llenar, del cual te dieron las preguntas previamente. Si no lo pasas, es por negligencia.

El Señor valora como actuaron sus empleados. Las virtudes: “fidelidad” y “responsabilidad” son el criterio para otorgarles un cargo importante; son, a su vez, el pase de entrada al banquete con el Señor. En cambio, al holgazán, le quitan hasta lo poco que le habían entregado. De nada sirve un talento escondido, cuando tanta gente espera de este para vivir mejor. Dime: ¿dónde están tus ganancias?