Dom. May 26th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

¿QUÉ VA A SER ESTE NIÑO?

3 min read

MEDITACIÓN DEL EVANGELIO DE HOY: 23/12/23 (Lc 1,57-66).

“¿Qué va a ser este niño?” Es la pregunta que se hacían, sobrecogidos, los vecinos de Isabel y Zacarías, los padres del pequeño Juan; estaban testimoniando la gran misericordia que el Señor había tenido con ellos. Y tú, ¿te has detenido a contemplar cómo Dios te ha ido conduciendo desde tu infancia a tu momento presente? ¿Te has preguntado por el sueño de Dios para quienes están más próximos de ti? ¿Cómo respetas en los pequeños, y cómo custodias la voluntad de Dios para sus vidas?

Aunque parecía imposible a criterios humanos, a Isabel le llegó el tiempo de dar a luz. Entremos en la escena e imaginemos los comentarios, las visitas y las felicitaciones por el acontecimiento. ¿Tú has ido constatando cómo el Señor, lo que promete, lo hace? ¿Cuántas maravillas has podido testimoniar? ¿Cómo los testimonios han hecho crecer tu fe?

En el relato, la mano de Dios se contempla en los hechos cotidianos. Isabel y Zacarías llevan al niño a circuncidar. Ellos van ejecutando las tareas a sus cuidados, al tiempo de abrir paso al obrar de Dios, como sólo Él puede hacerlo. ¿Tú sabes identificar aquello que te toca realizar, y lo que le toca a Dios? ¿Por qué, cuando quieres hacer lo tuyo y lo de Dios, estropeas todo?

Los vecinos de Isabel y Zacarías intentan intervenir en sus vidas. Espontáneamente, llaman al niño, como su padre. Pero Isabel, consciente de que ha de complacer a Dios y no a la gente, con autoridad, sostiene que ese pequeño se va a llamar Juan. Las personas, insistiendo, acuden a Zacarías hasta haciendo señas, pero él, ya maduro en la fe, confirma lo dicho por su esposa. Inmediatamente, obedece, se le suelta la lengua. Dios suelta la lengua en el momento oportuno, cuando la persona da el paso de la duda a la fe, y es capaz de alabar y bendecir.

A la Virgen María, también le va a llegar el tiempo de alumbrar y el tiempo de ser visitada. Cuando llegue la Navidad, al contemplar al Niño en tu corazón, como experiencia viva de fe, medita y reflexiona qué va a ser ese Niño Dios en tu vida, cómo Él se confiará a tus cuidados y cómo, al mismo tiempo, te invita a que crezcas con Él.

🙏 Señor, en el Niño Dios que va a nacer, te presentamos a todos los niños y las niñas de la tierra. Especialmente, aquellos que sufren y que son muertos en las guerras; los que son abusados y maltratados; los trabajadores de la calle, con la infancia truncada; los pequeños migrantes que sufren marginación y rechazo; los que pasan hambre; los que no tienen juguetes ni acceso a una educación digna. También, desde todos estos pequeños resuena la pregunta: “¿qué va a ser de estos niños?”. Que podamos, en estos rostros, contemplarte y comprometernos contigo.

Pregúntate en tu interior:

  1. ¿Estás educando a tus hijos e hijas según el querer de Dios? ¿Cómo saber el querer de Dios para sus vidas?
  2. ¿Qué quieres que sea en ti el Niño Dios?
  3. ¿Acoges y tratas a los más pequeños como imagen y semejanza de Dios?
  4. ¿Por qué la inocencia y la ternura de los niños son escuela de vida y santidad? ¿Has maltratado a un pequeño? ¿Qué vas a hacer para reparar el daño cometido?