Lun. Oct 25th, 2021

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

EN CAMINO CON LA PALABRA DomingoVigesimoquinto del tiempo ordinario

2 min read

Explicación de Marcos 9,30-37. Dr. P. Hugo Martínez, profesor del IBPL-UNIMINUTO

El evangelio de este domingo vigesimoquinto del tiempo ordinario nos recuerda el segundo anuncio que hace Jesús de su muerte y resurrección y la reacción que sus discípulos tienen ante dicho anuncio.

El Presbítero, Dr. Hugo Martínez, miembro de la Pontificia Comisión Bíblica y profesor del programa de Ciencias bíblicas de Uniminuto, nos insiste en cómo los discípulos son llamados a identificarse con la misión de Jesús, señalando que es Dios quien entrega a su Hijo en manos de los hombres los cuales quieren conservar el modelo del hombre viejo sobre la novedosa propuesta de Jesús, quien entrega su vida como un signo de amor por todos.

Mc 9,30-37

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de hombres y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará”. Pero no entendían lo que decía, y les daba miedo preguntarle. Llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntó:“¿De qué discutían por el camino?” Ellos callaban, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Se sentó, llamó a los doce y les dijo: “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”. Y tomando un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: “El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado”